martes, 26 de abril de 2011

LAS PENAS DEJAN HUELLA: COMPRUEBAN QUE SUFRIR DE AMOR DUELE EN EL CUERPO



La ruptura amorosa activa los mismos sectores del cerebro que se disparan con el dolor físico.


Por La Vanguardia.


Ya lo decía el tango “Naranjo en flor” con su poesía crepuscular: “¿Qué le habrán hecho mis manos? ¿Qué le habrán hecho para dejarme en el pecho tanto dolor?” Cuando el romance se quiebra, duele, y ahora investigadores tienen una mejor idea de por qué. Las mismas regiones del cerebro que se activan cuando sentimos dolor en nuestros cuerpos también se activan cuando nos sentimos rechazados por alguien a quien queremos, según muestran nuevas investigaciones recogidas por el diario el Usa Today.
Los resultados indican que la gente que padece de mal de amores y sus sentimientos han sido pisoteados en un ruptura romántica también puede sentir dolor físico, dice el psicólogo social de la Universidad de Michigan Ethan Kross, director del estudio.
Kross, profesor asistente en el departamento de psicología junto con colegas e investigadores de las universidades de Columbia y de Colorado-Boulder reclutaron a 40 personas que habían finalizado sus relaciones románticas en los últimos seis meses. Todos declararon que sus roturas sentimentales les conllevaron sentimientos de rechazo y dolor.
Los participantes se sometieron a un escáner de resonancia magnética en diversas situaciones: mientras veían fotos de sus ex parejas y pensaban en cómo se sentían cuando lo dejaron; mientras veían fotos de un amigo y pensaban sobre una experiencia positiva con esa persona; y mientras llevaban un dispositivo en el brazo que les propiciaba un dolor tolerable y podía mesurar las reacciones físicas a tal dolor.
Los investigadores compararon los resultados con 500 escáners de las respuestas de los cerebros de otra gente que sufrían dolor físico u otros procesos psicológicos.
“Vimos que la intensidad de la experiencia de sentirse rechazado socialmente activa regiones del cerebro involucradas en la sensación del dolor físico”, dice Kross.
El estudio se basa en investigaciones previas que muestran que el rechazo y el dolor físico activan otras zonas del cerebro relacionadas con las emociones negativas. “La mente, el cerebro y el cuerpo están estrechamente relacionados”, dice Kross. “Estos descubrimientos pueden ofrecer puntos de vista para el estudio de diversos tipos de enfermedades y trastornos derivados de las crisis emocionales, como las rupturas amorosas o el rechazo”.
Mark Leary, un profesor de psicología y neurociencia en la Universidad Duke que ha estudiado los sentimientos dolorosos, dice que la conexión entre el dolor y la angustia de una rotura sentimental tiene sentido: “Estamos motivados en mantener buenas relaciones y a intentar repararlas cuando hay problemas porqué romper y que nos rechacen duele. Es una manera de mantenernos a tono con la calidad de nuestras relaciones”.
Naomi Eisenberger, una profesora asistente de psicología en la UCLA, dice que su investigación muestra que tomar Tylenol, un calmante del dolor, disminuye el dolor causado por los sentimientos negativos y la exclusión social.Ella no ha estudiado los usos para un corazón roto, pero dice que las últimas investigaciones “continúan mostrando el hecho que los humanos son una especie extraordinaria, tanto que el cerebro interpreta el rechazo social como algo tan doloroso como un mal hecho al cuerpo físico”.
Las secuelas
Está comprobado que las crisis emociones conllevan sentimientos de rechazo y de dolor. Los cardiólogos precisan como “síndrome de corazón roto” a la afección cardíaca temporaria disparada por el término de una relación. Según los especialistas, la pérdida de un ser querido puede provocar dolores en el pecho y debajo del esternón. Científicos aseguran que estos descubrimientos pueden ofrecer puntos de vista para el estudio de diferentes tipos de trastornos derivados del dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada