lunes, 4 de abril de 2011

PARA QUE LOS CHICOS VUELVAN A SU CASA


Por Soledad Lofredo


Se puso en marcha el Registro Nacional de personas menores extraviadas. El 0800-122-2442 es una línea gratuita que funciona las 24 horas.

"Existen los medios y los recursos para sacar a los chicos de la calle”, afirma Cristina Fernández, Coordinadora del Registro Nacional de personas menores extraviadas. Esta oficina depende de la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia de la Nación, y su objetivo es muy puntual: que los chicos vuelvan a su casa. “Vamos a comenzar con una prueba piloto: en alguna capital del interior y otra en alguna estación terminal de la Ciudad de Buenos Aires”, cuenta Fernández. Si su hijo no aparece, no pierda tiempo es la línea gratuita 0800-122-2442 que funciona las 24 horas. “No hace falta esperar ningún plazo para realizar la denuncia. Insista y en todos los casos comuníquese con nosotros”, aclara el mensaje.Todavía no hay cifras. Es que el primer paso del Registro Nacional de personas menores extraviadas va a ser censar a los chicos que estén en situación de calle. “Sabemos que existen censos realizados hace años por el Gobierno de la Ciudad, pero creemos que no son certeros y están desactualizados. También es cierto que es una población en movimiento constante, y resulta muy difícil censarla”, aclara.El Registro se creó en 2003, por la Ley Nº 25.746, y funciona en la órbita del Programa Nacional de Prevención de la Sustracción y Tráfico de Niños y de los Delitos contra su Identidad del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos. La idea de la nueva oficina es contar con la información centralizada sobre la situación de los niños, niñas y adolescentes extraviados, sustraídos o abandonados en todo el territorio del país.Muchos de los chicos que están buscando se encuentran hoy en situación de calle. Para Fernández es claro: “Nacieron en los ’90, en un marco familiar destruido, de padres sin trabajo, quedándose sin casa, y familias desmanteladas. Tienen entre 13 y 18 años, y no es un dato menor que hayan nacido en el seno de familias devastadas por el neoliberalismo. Esos chicos buscaron una salida, buscaron estar fuera de esa situación que les provocaba dolor. La cuestión es que las políticas públicas siempre tendieron a mantener a los chicos en situación de calle. Nosotros queremos acompañar a esos pibes en el proceso de vuelta a casa, en el marco de fortalecer a las familias tanto psicológica como materialmente para que ese chico pueda reinsertarse en su medio familiar, y esas familias (generalmente excluidas) en su medio social”, explica Fernández.“En marzo empieza la prueba piloto. Existen los medios y los recursos, sólo hay que tener decisión política. Y este gobierno la tiene, y tiene las ganas para sostenerlo. Los municipios y las provincias deben responsabilizarse también, porque es un plan nacional”, remarca. “Este programa no es represivo: el chico tiene que estar en su casa, hay que trabajar acompañándolo para que vuelva. Hay que aprovechar la cantidad de recursos que tenemos para acercarlo a su familia. Los chicos tienen que volver a sus casas”, finaliza Fernández, con justa razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada