viernes, 8 de junio de 2012

DAN ABRIGO Y COMIDA A LOS QUE SUFREN POR EL FRIO EN LA CALLE

Por Maria Jose Romero

1.500 voluntarios recorren la Ciudad todos los días. Forman parte de una fundación que asiste a 1.215 personas en situación de calle. En 2009, cuando empezaron, eran sólo tres. Además, brindan contención en cuestiones médicas y de adicciones.
La esquina de Bartolomé Mitre y Riobamba se llena de gente cada noche a las 20. No es por una manifestación; ni el lugar de reunión de una tribu urbana. El único objetivo es encontrarse para brindar tiempo, ganas y amor a una causa social: “ Las recorridas por el frío ”. Desde el 2 mayo, unos 1500 voluntarios salen por las calles porteñas de lunes a lunes para darles abrigo, comida y compañía a gente en situación de calle.
Según un relevamiento propio, asisten a 1.215 personas (el censo de la Ciudad de fines de 2011 arrojó 876) . Les llevan sopa, frazadas y ropa para el frío, que de a poco empieza a afectar a todos y se hace más difícil de soportar. También sirve para conocer sus historias y brindar contención.
Estas recorridas empezaron hace tres años, cuando Manuel Lozano y dos amigas vieron la necesidad de salir a ayudar a la gente que vive en la calle porque el invierno y la ola de frío polar no daba tregua. Ellos salían algunos días en la semana, llevaban sopa caliente y ganas de escuchar y hablar. En 2010, las recorridas empezaron a hacerse todos los días. Los tres que comenzaron se transformaron en 650. En 2011 el número subió a 1.500 voluntarios y en lo que va de 2012 se igualó y esperan superarlo.
Manuel Lozano, hasta hace poco ligado a la Red Solidaria, ahora organiza las recorridas desde su proyecto, que es la Fundación Si . Se propuso afianzar el vínculo con las personas a las que asistía para abordar sus problemáticas y necesidades. “Al hacerlo diariamente y lograr un vínculo de afecto y confianza pudimos empezar a prometerles otras cosas. Y ahí la sopa se convirtió en una excusa”, asegura, y agrega: “Cuando más información tenés de la historia hay más posibilidades de saber cómo abordar sus problemas. Ya sea para restablecer un vínculo familiar o ayudarlos por adicciones. Una de las necesidades que vimos y empezamos a cubrir desde el año pasado es la de la atención médica, y por eso incluimos médicos dos días a la semana”.
Clarín participó de una de las recorridas junto a Lozano. A cada grupo se le da una canasta con las sopas, las frazadas y la ropa para entregar. También una carpeta con la ficha de cada una de las personas a las que asisten. En la zona 12, que abarca Santa Fe, Callao, Córdoba y la 9 de Julio, de la primera parada surge la figura de Carlos, que espera a los voluntarios para tomar la sopa y hablar un rato. “¿Alguno sabe filosofía? Tengo ganas de empezar a estudiar en la UBA, es muy interesante”, cuenta entusiasmado. La intención parece tan sincera que varios voluntarios prometen llevarle toda la información que necesita y hasta acompañarlo a anotarse. Victoria le ofrece del guiso que ella misma preparó. Cada vez que puede cocina algo para llevar a las recorridas y así ofrecer una comida más abundante.
Más adelante, en la plaza Pizzurno, aparece Sandra con su amigo el Cordobés y otros chicos más. Sandra saluda a todos, ya los conoce. “Había vuelto con mi novio, por eso no estuve la semana pasada, pero nos volvimos a pelear. Tal vez es por mi enfermedad, pero no quiero que me escuchen porque me retan”, cuenta entre lágrimas. Sandra tiene sida y vive a una cuadra de la plaza de Rodríguez Peña y Paraguay con los chicos a los que considera sus “amigos y protectores”, y no quiere que ellos la vean “mal”. Laura, Lucía y otras voluntarias buscan ropa abrigada para darle. Sandra se prueba una campera, después una remera. Se las queda. Y devuelve otras prendas: “El otro día me dejaron esta ropa pero no me queda. Seguro que le sirve a alguna nena”, dice. Entre saludos y abrazos prometen encontrase la semana próxima.
Casi al final de la recorrida, sobre la 9 de Julio, Miguel Angel y su esposa toman mate con Susana, que está embarazada. Entre todos intercambian nombres para el bebé que está en camino. Miguel Angel se lleva muy bien con Verónica, una de las voluntarias, y mientras toma la sopa, pregunta por uno de los chicos que ese día no está. En la escena irrumpe un grupo de nenes que reciben una pelota y un juguete prometidos hace tiempo. La despedida empieza entre risas y pequeños sueños cumplidos. Cada jornada se parece a la anterior.
Recorridas de tres horas en las que los voluntarios se cruzan con viejos conocidos y también con caras nuevas. A los que están dormidos les dejan la sopa y el pan, y también están los que no quieren recibir ayuda.
“Hay muchos chicos de la calle que tienen futuro y van a poder salir si alguien les ofrece el lugar. Es importante que le gente se dé cuenta de eso y nos ayude”, asegura Lozano. Y lo dice con la autoridad de quien conoce historias que permiten creer en que hay realidades que pueden mejorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada