martes, 5 de junio de 2012

EN DICTADURA Y TAMBIEN EN DEMOCRACIA

Los informes de la empresa Ledesma sobre la marcha en conmemoracion por la Noche del Apagon. En los documentos hallados en oficinas vinculadas con la compañía de los Blaquier hay legajos de trabajadores desaparecidos, pero también un escrito que da cuenta de un seguimiento minucioso a una marcha realizada en Jujuy en 2005.

Por Alejandra Dandan

Los resultados de los allanamientos a las oficinas vinculadas con el Ingenio Ledesma en Jujuy arrojaron pruebas sobre actividades de espionaje ilegal realizadas por la empresa de Pedro Blaquier, tanto en la dictadura como en democracia. Una de las pruebas más importantes es un informe de inteligencia elaborado por una empresa norteamericana sobre Jorge Osvaldo Weisz, uno de los dirigentes azucareros más importantes de la provincia, vicepresidente de la obra social del Sindicato de Obreros de Ledesma, desaparecido en diciembre de 1976. Otro de los resultados tiene que ver, en cambio, con un informe de inteligencia de 300 páginas sobre la marcha por la Noche del Apagón de julio de 2005. Además de una minuta, hora por hora y día por día, de los preparativos de la movilización, el informe contiene una lista con nombres de decenas y decenas de dirigentes de todo el país que participaron. Ayer, mientras la Justicia Federal distribuía en Buenos Aires la orden de indagatoria para Blaquier, los representantes de las organizaciones de Jujuy convocaron a una conferencia de prensa para denunciar a la empresa por las últimas actividades de espionaje y exigir a la Justicia una investigación.
Después de años de reclamos, el 26 de abril de este año el juez federal de Jujuy recién asumido, Fernando Poviña, allanó algunos domicilios vinculados con el Ingenio Ledesma. Los organismos de derechos humanos, querellantes en la causa por el secuestro de obreros y militantes desaparecidos en 1976 y 1977, no imaginaban que no sólo se iba a encontrar parte de las pruebas que estaban buscando. En una de las cajas localizadas en un estudio de abogados del barrio Los Perales, la Justicia encontró el Informe de Inteligencia sobre la Marcha del Apagón de 2005 con una foto en la tapa y el título: “Informe sobre las acciones desarrolladas en el marco de la XXII Jornada de Derechos Humanos y Cultura en Libertador General San Martín, Año 2005, 29 Marcha del Apagón”.
Los prolijos espías descargaron en su interior una minuciosa recolección de nombres de los integrantes de los organismos de derechos humanos locales, de los invitados del resto del país y del extranjero que empezaron a llegar al departamento de General San Martín el 22 de julio de 2005. El informe contiene diversos capítulos referidos a la organización, el desarrollo y las repercusiones de las actividades relacionadas con la marcha. Uno de los fragmentos más representativos es la minuta que refleja, día a día, las actividades de preparación, desde el momento en el que iban llegando los dirigentes, en qué autos lo hacían, qué decían y cómo se organizaban.
“El día 22 de julio, hs. 18.00 –se lee– se hace presente en Libertador la señora Miriam Medina de Bordón (madre de Sebastián Bordón y fundadora de Hijos asesinados por el gatillo fácil, Policía en Pcia. de Buenos Aires) conduciendo un Kangoo verde dominio (...) donde fue recibida por el señor Luis y Ricardo Arédez en el domicilio de Victoria ...”.
Enseguida, destacan: “El sábado 23 se presentó Medina de Bordón invitando a toda la población que tuviera familiares fallecidos por causas no esclarecidas a una reunión 18 hs en mencionado domicilio; concurrieron a ésta Nilda Beatriz Ceballos, madre de Cristian Ibáñez (ahorcado en selda (sic) de comisaría 39 el 5-10-03), también la madre del fallecido Antonio José Escalante, alias Sebela (encontrado muerto el 29 de junio de 2002) en calle Perú del barrio Arrieta, manifestando ésta a Bordón que para el mes aniversario de Cristian Ibáñez harían una marcha nacional en Libertador para que los temas de los juicios sean tomados con seriedad y que no queden dormidos en los tribunales”.
Hay una lista de “vehículos involucrados en la marcha”, patentes de autos particulares y de colectivos; la “nómina de dirigentes” y descripciones de lo que pasó ese día. Puede leerse por ejemplo: “Yacasqui –escribieron– mujer de Barcelona, España, estaba muy nerviosa y temblaba al decir las palabras”. Después de escribir el nombre de una integrante de Madres de Plaza de Mayo, anotaron a otra mujer: “Sarita, mujer de Los Angeles, California, también temblaba, criticó a su Presidente”.
En la “lista final de organizaciones y dirigentes que participan de la marcha” mencionan a Adolfo Pérez Esquivel –Premio Nobel de la Paz- Serpaj–; Roberto Liwski y Francisco Cullen –abogados del Codeseh–; Marta Vázquez, Taty Almeida, Nora Cortiñas, María Adela Antokoletz (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora); Antonia Segarra (Abuelas de Plaza de Mayo). También “Dr. Eduardo Luis Duhalde, secretario de Derechos Humanos de la Nación, Rodolfo Mattarolo (Sec. de DD.HH. Nación), Carlos Laforgue director del Archivo Nacional de la Memoria, Luis Bruschtein –periodista de Página/12– y Martín Sabbatella, (en ese entonces) intendente de Morón”. La lista no olvidó a los dirigentes locales: Familiares de Detenidos Desaparecidos de Jujuy y Salta, Abuelas e HIJOS, Luis, Ricardo y Adriana Arédez; Inés Peña de Madres y Familiares de Jujuy; Pablo Pelazzo (abogado), Liliana Robles de Hijos de Detenidos Desaparecidos de Jujuy; Helena Turk de Madres y Familiares de Jujuy; Carlos “Perro” Santillán; Milagro Sala y dirigentes de la CTA, entre otros.
“El hallazgo reviste particular gravedad –explicaron ayer los dirigentes jujeños–, en la medida que revela que la empresa Ledesma no ha cesado en su metodología de seguimiento y persecución a líderes sociales, gremiales y políticos. Da cuenta que, por lo menos en el año 2005, la empresa continuó con acciones de espionaje, como las que realizó sobre Weisz, según se desprende de la documentación encontrada en el allanamiento (ver aparte), que configuran una gravísima violación a los derechos humanos”.
“Las organizaciones hacemos responsable a la empresa Ledesma de cualquier atentado contra la integridad y la vida de las personas mencionadas en el informe”, dijeron en referencia al documento de 2005. Luego de advertir que impulsarán una presentación de hábeas corpus colectiva, como en los tiempos de la dictadura, con las decenas de nombres que los espías se tomaron el trabajo de recolectar, pidieron a la Justicia una investigación para determinar responsables y que adopte medidas. “No vamos a permitir que en democracia se mantengan mecanismos similares a los implementados durante el terrorismo de Estado. Cuando recuperamos la democracia le dijimos Nunca Más a la dictadura. Hoy le decimos Nunca Más a la impunidad y Nunca Más al espionaje.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada