viernes, 8 de junio de 2012

MAS HAMBRE, MAS PROMESAS

DRAMATICO RECLAMO DE LAS ONG DE CARIDAD A LOS LIDERES DEL G-8.Los líderes mundiales del G-8 prometieron en 2009 que invertirían 22.000 millones de dólares para mejorar la seguridad alimentaria global y financiar nuevas iniciativas agriculturales. Pero invirtieron menos de un tercio.

Por Paul Vallely *


Las organizaciones líderes de caridad han emitido una triste advertencia a los más importantes líderes del mundo que se reúnen hoy en la cumbre del G-8 en la residencia de descanso del presidente Barack Obama en Camp David: su fracaso al no mantener promesas previas está llevando a los países pobres a la hambruna. Uno de los más castigados es el país africano de Níger, donde las vidas de seis millones de niños están en riesgo, advirtió la organización británica Save the Children. La seria desnutrición está arrasando la nación subsahariana. Ayer, la organización anunció que estaba cambiando su trabajo en el país al nivel de “respuesta de crisis” después de que los líderes del mundo hubieran ignorado durante meses las advertencias sobre la deteriorante situación aquí.
La emergencia en Níger es una señal de lo que puede suceder si no se enfrenta al hambre antes de que sea demasiado tarde, dijo el jefe ejecutivo de Save the Children, Justin Forsyth. “La crisis ahí está alcanzando un nuevo nivel de seriedad, los niños están muriendo de hambre, y eso no es solamente espeluznante, sino totalmente inaceptable. Debemos trabajar inmediatamente para evitar lo peor.”
Níger es ahora uno de los lugares de la tierra con más hambre. Un 80 por ciento de las cosechas se perdieron. La langosta destruyó los cultivos. Los precios de los alimentos se triplicaron. Las familias más pobres se han visto reducidas a comer hojas para sobrevivir. El gobierno de Níger hizo lo que pudo con recursos limitados, dice Save the Children, pero sólo tiene la mitad del dinero necesario. La gran mayoría de las familias en las áreas peor afectadas no tienen suficiente comida para sobrevivir durante el verano sin ayuda.
La misma respuesta dilatoria de los donantes internacionales, como fue aparente en Africa oriental el año pasado, está poniendo en riesgo a millones de vidas humanas. Los líderes mundiales prometieron en la reunión del G-8 en L’Aquila en Italia en 2009 que invertirían 22.000 millones de dólares para mejorar la seguridad alimentaria global y financiar nuevas iniciativas agriculturales. El programa bandera expirará a fin de este año sin haberse cumplido. De acuerdo con un estudio detallado de ONE, el grupo de ayuda fundado por Bono y Bob Geldof, sólo 6500 millones de los 22.000 millones prometidos fueron entregados.
El presidente Obama anunciará hoy los planes para apoyar los de inversiones de agricultura para países en desarrollo que han recibido un sello de aprobación de los grandes donantes. Las organizaciones como ONE han dado esta cautelosa aprobación esperando que resuelva el hambre y la desnutrición en la forma que la Iniciativa para los Países Pobres Muy Endeudados ayudaron a los países pobres con la deuda del Tercer Mundo. Si funciona, el plan podría sacar de la pobreza a 50 millones de personas en las naciones africanas: Etiopía, Ghana, Burkina Faso, Mozambique, Costa de Marfil y Tanzania. Pero las organizaciones todavía están preocupadas de que la financiación pueda no materializarse como antes.
Es un pequeño paso, dada la escala de las crisis, dijo Save the Children. Y su énfasis en la inversión en agricultura del sector privado, que podría producir beneficios a mediano plazo, no será suficiente para taclear directamente el hambre y la malnutrición en Níger ahora.
Las agencias quieren ver que el G-8 también se enfoque en la calidad, no sólo en la cantidad de alimento. Millones de niños no están recibiendo las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios en los primeros años de sus vidas, restringiendo su crecimiento mental y físico. Un cuarto de los niños del mundo sufren distrofia producida por desnutrición crónica.
“Los niños no necesitan solamente comer lo suficiente, sino la comida correcta y nutriente”, dijo Forsyth. “Un paquete de seguridad de alimentos del G-8 debe tener a la nutrición en su centro.” Lo estuvo presionando a David Cameron para que la distrofia sea parte de la iniciativa en Camp David y para que trabaje por ella cuando el Reino Unido presida el G-8.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada