lunes, 31 de enero de 2011

DURANTE 2010 MÁS DE MIL PACIENTES FUERON EXTERNADOS DE MANICOMIOS


Ahora reciben tratamiento ambulatorio. La ocupación de camas del sector público destinadas al área se redujo un 9,7%. Se trata de un avance en el proceso de desmanicomialización previsto por la Ley de Salud Mental, sancionada en noviembre pasado.

Un relevamiento del Ministerio de Salud de la Nación demostró que en 2010 la Argentina redujo un 9,7% la ocupación de camas del sector público destinadas a la atención de salud mental. Esto significa que los pacientes de manicomios pasaron de 10.465 a 9.455 entre mayo y diciembre, consolidando así el proceso de desmanicomialización que exige la nueva Ley de Salud Mental, sancionada en el mes de noviembre del año pasado.
Según el estudio, realizado en 16 provincias por la Dirección de Salud Mental y Adicciones, que depende de la Secretaría de Determinantes de la Salud y Relaciones Sanitarias de la cartera nacional, la mayoría de los 1010 pacientes siguen en la actualidad su tratamiento a través de externaciones domiciliarias o dispositivos ambulatorios comunitarios, como casas de medio camino, residencias, hogares y pensiones.
Los funcionarios interpretaron este relevamiento como muestra de una tendencia positiva en los procesos de tratamientos y atención de estas personas. “Es una muy buena noticia que se da en el marco de una política de articulación entre el Gobierno Nacional y las provincias, que está generando instancias de fortalecimiento y asistencia técnica para el tratamiento de las personas con sufrimiento mental y adicciones”, evaluó el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, y agregó que “la meta a alcanzar es que no haya más manicomios en 2020, conforme a las proyecciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)”.
La desmanicomialización es un paradigma para entender la salud mental que avanza en distintos lugares del mundo y es promovido por organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Fundamentalmente, se basa en el desplazamiento del eje de la atención brindada en el hospital psiquiátrico hacia estrategias de atención primaria de la salud con base en la comunidad, promoviendo el tratamiento de pacientes con padecimientos mentales en hospitales generales. Sus principales antecedentes son la Declaración de Caracas (OPS, 1990), los Principios de Brasilia (OPS, 2005) y el Consenso de Panamá (OPS, 2010). <

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada