domingo, 30 de enero de 2011

"HACEMOS UN TRABAJO SOCIAL A PARTIR DE LA MÚSICA"


Entrevista: Nonpalidece. Es una de las bandas referentes del reggae argentino, género que ayudaron a consolidar en sus más de 15 años de carrera. Luego de un 2010 intenso, con más de 100 presentaciones, estarán de gira en el verano por Mar del Plata, Jujuy y Cosquín.
Por Renata Pesci y Ana Guisado


El término “nonpalidece” viene del slang –el lunfardo anglosajón– y significa “no palidecer”, una reivindicación de la actitud guerrera, de estar siempre alerta y al frente. Desde 1996, esta banda de Tigre viene batallando pacíficamente por la consolidación, con una impronta bien criolla, de un género originario de Jamaica: el reggae. Y lo lograron.Con cinco discos editados – Dread al Control (2000), Nuevo día (2004), Hagan correr la voz (2006), Nonpalidesenchufado (2008) y El fuego entre nosotros (2009)–, la banda liderada por Néstor Ramljak transitó un 2010 consagratorio en el ámbito local e internacional. Debutaron en el Luna Park, estuvieron de gira con los legendarios Skatalites, llevaron su música desde Miami hasta Tierra del Fuego y siguen de tour junto a Kenyatta Hill, actual líder de la histórica banda jamaiquina Culture y productor del último disco del grupo.Lejos de cualquier cliché de misticismo rastafari y a punto de salir al escenario de Groove, el frontman de Nonpa hace un balance del camino recorrido y comparte con entusiasmo los planes de la banda para este año, siempre orientados a mantener la tensión armonizada entre la masividad (acaban de juntar más de 20 mil personas en un recital gratuito en Mar del Plata) y el barrio que les dio origen, equilibrio que asumen con responsabilidad y predisposición política.–Terminaron 2010 con más de 100 recitales. ¿En 2011 seguirán con el mismo ritmo?–No, 2010 fue un año donde se tocó mucho: lugares a los que no habíamos ido nunca, ciudades nuevas, países nuevos. Haber presentado el disco en el Luna Park fue la cereza de la torta. Este año queremos hacer menos shows pero trabajar en otras áreas del espectáculo como las visuales. La idea es tomarnos el tiempo necesario para conceptualizar el show en el escenario.–¿Se viene un disco nuevo?–Este será un año para nutrirnos de experiencias y empezar a decodificar todo lo que pasó en 2010. Espero que sea un año para salir de paseo sin tocar, para leer, para inspirarse, ir demeando cosas, escribiendo, grabando ideas. Más tranqui.–¿Cómo idearon los shows con Kenyatta Hill?–El nos pidió que hiciéramos algunos shows de ghetto: más precarios. Kenyatta se siente cómodo con eso y para nosotros es una experiencia fuerte. Estamos embarcados en la gira, que termina el 26 de febrero en Costa Rica, pasando por el Cosquín Rock. Ahora tocamos en el Parque Roca, vamos también al Puerto Madryn Rock y después volvemos a Mar del Plata.–¿Qué significa para ustedes trabajar con el líder de la legendaria Culture?–Kenyatta vino a hacer un tour por Argentina en 2008. Hicimos 9 shows y ahí nació la amistad. Él es ingeniero de sonido y nosotros estábamos por grabar el disco. Queríamos hacer un disco diferente y para eso trabajar con un jamaiquino era perfecto. Implicó investigar más sobre las raíces del reggae. Desde ahí quedó una relación copada y lo llamamos para hacer la gira en 2010. El había quedado enganchado y sorprendido con la banda. Y hoy nos dice que está orgulloso de estar tocando con nosotros.–En el Cosquín Rock comparten escenario con otras bandas reggae. ¿Cómo se llevan detrás de escena?–Hay respeto con todas las bandas. Con algunas, además, tenemos una relación de amistad. Son las bandas con las que venimos compartiendo festivales o encontrándonos como público en shows internacionales. No hay pica ni divisiones: hay camaradería. Es más, con algunas nos juntamos a comer y a hacer una zapada en la sala, como Naty Combo, Resistencia Suburbana o Dread Mar I.–En 2010 salieron de gira bajo el eslogan “El reggae por el barrio hace bien y es necesario”. ¿Qué quisieron decir?–Se me ocurrió siguiendo una idea que tuvo Luis Alfa, de Resistencia Suburbana, con el festival que organizaba en Ciudad Oculta, “La música del guetto vuelve al guetto”. Quisimos seguir esa línea de llevar la música al lugar donde nació, que vuelva a los barrios y poder ofrecerle a la gente con entradas más económicas el mismo espectáculo. Es consecuente con lo que cantamos y con lo que pregona el reggae.–Hace poco dijeron que había que “descubrir tu función y llevarla a cabo con alegría”. ¿Cuál es la función de Nonpalidece?–La música en sí. Y eso después se transformó en una misión. Mucha gente que nos viene a ver se identifica fuertemente con las letras y con la energía de la banda. Nos dicen que les damos paz, alegría y que les hacemos olvidar los problemas. Hacemos un trabajo social a partir de la música.–¿Qué fue lo que cambió en estos últimos años para que el reggae se consolidara como género en la Argentina?–Se le abrió el oído a la gente. Era un estilo que estaba olvidado. Pero desde abajo venían surgiendo bandas con propuestas musicales muy radiales. El gran desafío es hacer canciones que tengan facilidad para entrar en el oído del otro, pero con una contundencia y un mensaje claro. Argentina siempre miraba más para el rock de Inglaterra y Estados Unidos. Pero se fue mixturando y hubo un recambio de bandas. Ahí entramos nosotros.–¿Cómo conviven con la masividad y el éxito?–Lo tomamos bien. Esto hay que llevarlo a un lugar positivo y no quedarse con lo más frívolo de la popularidad. Hay que aprovechar este canal de comunicación para hacerlo con responsabilidad y alegría y meterle una pizca de conciencia y baile. Ésa es la idea. Yo soy músico, nada más, no soy una personalidad ni quiero ni me siento glamoroso.–El reggae nació como un movimiento de denuncia. ¿Qué vínculo tienen con la política?–No sé si nosotros tomamos esa posta directamente. Vivimos en una realidad muy diferente a la de Jamaica en la década del ’70. Tenemos que hablar de problemáticas que nos afectan a nosotros. Y aunque no seamos una banda muy politizada desde el mensaje, buscamos tener nuestra personalidad. Nuestro mensaje más claro es: “Hacelo por vos mismo”. Con la muerte de Kirchner hubo un cimbronazo fuerte en la militancia de la juventud involucrada en la política. Ahí hay algo para reflexionar, estudiarlo, acercarse, llevar la banda, no sé si a politizarla, pero sí a que tome partido.–En relación con eso, 2011 va a ser un año muy movido políticamente, hay elecciones…–Sí, por eso estamos planeando una serie de conciertos con audiovisuales para concientizar cívicamente al público. Estamos teniendo un caudal de gente cada vez mayor y mostrar a los principales candidatos y lo que representan puede servir para que la gente se involucre y sepa lo que está pasando. De todas formas, hay posiciones encontradas dentro de la banda: algunos prefieren seguir un camino cultural y musical y no involucrarse con los políticos, pero sí con la política.–¿Y por qué proyecto tomarían partido? –No puedo hablar por boca de todos. Pero yo estoy cada vez más cerca de tomar partido público. Lo más positivo es leer, informarse un poco. Y, a partir de eso, formar tu discurso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada