lunes, 31 de enero de 2011

PRENDAS CON MENSAJES VIOLENTOS


El Inadi interviene en el caso de una línea de remeras con estampados discriminatorios, que en algunos casos promueve en forma “divertida” la violencia contra las mujeres. “El mensaje incita al odio y a la violencia de género”, dijo Rachid.

Por Mariana Carbajal


Si una mujer habla y plantea un problema, hay que darle una trompada tan fuerte como para knockearla y asunto solucionado. Este es el mensaje que transmite la imagen estampada en una remera que se vende en locales de indumentaria masculina para jóvenes en distintas ciudades del país. Al tomar conocimiento del hecho, a través de Página/12, el Inadi inició ayer un expediente de oficio contra los fabricantes por incitación al odio contra las mujeres y a la violencia de género. “Vamos a iniciar gestiones con la fábrica para que dejen de comercializarla. En caso de que se nieguen, recurriremos a la Justicia. Es sumamente grave además porque se trata de un producto dirigido a un público joven”, indicó a este diario la vicepresidenta del organismo, María Rachid. “Reafirman los peores prejuicios que anidan en nuestra sociedad. Y se lo hace de manera superficial y supuestamente ‘divertida’”, cuestionó el abogado platense, especialista en derechos humanos, Aníbal Hnatiuk, que se sorprendió al ver el modelo exhibido en una vidriera de un comercio céntrico de la ciudad de La Plata.
La remera es ofrecida a nivel mayorista por la firma Eikeel, con sede en la calle Avellaneda 3801, en el barrio porteño de Flores, que también comercializa trajes de baño, bermudas y boxers, entre otras prendas. Eikeel tiene el modelo de la polémica remera en su catálogo de ropa de esta temporada estival, según informa en su página web. “Es una remera muy graciosa, nada más. No incentiva la violencia contra las mujeres: incentivar la violencia es lo que hace el boxeador La Mole Moli por televisión, que dice que le pega a su esposa y lo sigue todo Córdoba y el país. Al lado de eso, nuestra remera es una flor”, replicó Victoria Agüero, encargada del local mayorista, al ser consultada por Página/12. Fabio “La Mole” Moli fue el campeón del Bailando por un Sueño 2010, el exitoso programa conducido por Marcelo Tinelli. “Si no tenemos que venderla, no la vendemos más”, se atajó Agüero.
El alerta sobre la remera machista lo dio el abogado de derechos humanos platense Aníbal Hnatiuk en su Facebook, donde escribió unos días atrás su indignación, luego de ver la prenda en la vidriera de un negocio de ropa para surfers de la céntrica Galería Rocha, en la ciudad de La Plata. “Yo ya había visto remeras de corte netamente machista, pero lo que encontré ahora es una marca de ropa y un local que lo vende y lo promueve, y por tanto convoca, lisa y llanamente a la violencia contra la mujer”, señaló Hnatiuk. “Estas remeras son un claro llamado a humillar, golpear o insultar a las mujeres. No me explico cómo alguien se la pone, o la compra, la fabrica o la exhibe impunemente en una vidriera de cualquier ciudad. Lo primero que pensé es en ese nuevo concepto que utiliza Raúl Zaffaroni, llamado ‘autoritarismo cool’, por el cual se banaliza y reafirman los peores prejuicios que anidan en nuestra sociedad. Y se lo hace de manera superficial y ‘divertida’”, comentó Hnatiuk a este diario.
La remera en cuestión muestra dos cuadros. En el primero, arriba de la leyenda “problem” se ven dos siluetas, una de un varón y otra de una mujer que le está hablando. En el segundo cuadro, la leyenda que se lee debajo es “no problem” y se ve al varón extendiendo su brazo como habiendo dado un puñetazo y la mujer, del golpe, caída fuera del cuadro. “El mensaje es más que claro –apuntó Hnatiuk–: si la mujer habla, hay que pegarle, y mucho, como para sacarla del cuadro.”
Las remeras también se venden en locales en la provincia de Córdoba, entre otros lugares.
“El mensaje no es sólo discriminatorio contra las mujeres sino que incita al odio y a la violencia de género”, analizó Rachid, vicepresidenta del Inadi. Y precisó que el organismo inició ayer un expediente de oficio, para gestionar, por un lado, que se dejen de fabricar y por el otro dará curso a una denuncia que terminará en un dictamen, con un pronunciamiento del organismo.
En el mismo local platense de la Galería Rocha, informó Hnatiuk, había otros modelos de remeras con leyendas machistas: “Una tenía un varón con una cabeza de mujer a modo de pelota de fútbol, bajo la suela de su zapatilla, con una consigna en inglés que decía ‘único uso’ o una frase similar. Y otra, dice ‘ponérselo y que se calle’, refiriéndose al cinturón de seguridad de un auto, pero cruzado sobre la boca de una mujer”, denunció.
//

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada