lunes, 17 de octubre de 2011

"MI PROPUESTA ES UNIFICAR CON AMOR"



Por Majo García Moreno


Formado en el rock y dedicado desde hace un tiempo al tango, el cantante reúne en sus shows a jóvenes y compadritos. Vive en Holanda pero quiere quedarse en la Argentina porque “se le está prestando más atención a la cultura”.


Ya pasaron casi diez años desde que Omar Mollo decidió darle un giro a su carrera, tomar cierta distancia del rock pesado que ejecutaba con M.A.M. allá por los ’70 y probar con el tango. Mal no le fue. Discos, giras, reconocimientos, una vida que alterna entre Europa y Buenos Aires y las ganas de archivar por un tiempo el pasaporte en un cajón y hacer base en la Argentina. –¿Cómo te preparás para tu presentación de mañana?–Muy contento. Voy a tocar con Diego Ramos, que es de los primeros pianistas con los que toqué cuando empecé con el tango y con el bandoneonista Omar Massa. Voy a tener de invitados a Diego “Dipi” Kvitvko en guitarra, María Eva con quien hacemos boleritos, Bruma Ottavianelli también en voz y Walter “El Chino” Laborde. Es una reunión más bien de amor y de amigos desde el corazón. No hay que estar tironeando, no hay egos y hay una calidad artística muy buena.– ¿Y el público, también se extraña?–Sí, me mandan muchos mensajes preguntando cuándo voy a cantar, cuándo toco y siempre es lindo. Este año por cómo está el país quiero quedarme y dar una ayuda desde donde pueda. Yo me perdí todo, cuando falleció Néstor (Kirchner), por ejemplo, y muchas cosas por estar lejos y ahora estoy acá para ver qué pasa con nuestro país.–Aunque la comunidad artística siempre estuvo muy comprometida con la política. ¿Notás cierto reentusiasmo y ganas de participar?–Estoy presintiendo que se le presta más atención a la cultura, al artista. En este país el artista a veces no tiene ni jubilación. Yo vengo de viaje y veo la diferencia, allá el arte está en primera línea y el tango más que nada pega mucho. En Europa todos los días hay un homenaje a Piazzolla y a Pugliese y yo soy muy bienvenido y me agradecen y quieren que vuelva. Pero quiero que pase acá, donde también me reciben bien. Lo importante es un lugar donde haya un buen nivel humano. Yo estoy seis meses afuera y cuando vengo es poco tiempo, por eso ahora me quiero quedar más. –¿Vas a votar?–Sí, yo hace como siete años que no voto y es importante. Si hay trabajo acá, ¿para qué nos vamos?–¿Tenes ganas de hacer base acá?–Sí, porque el arte es igual en todos lados, es un rubro único y puede desarrollarse en todos lados, pero en algunos lugares se le da más importancia que acá. Voy a tirar toda mi energía este año, quedarme y ver los resultados.–Te movés entre el rock y el tango, entre tangueros de ley y más jóvenes. ¿Sentís que vas trazando puentes?–Sí, yo he tenido experiencia de ir a cantar a lugares donde hay gente con remeras de rock y tangueros ortodoxos, se juntan y hay un respeto buenísimo. Yo propongo unificar y darle el mismo amor y la misma bolilla a todos y lo logro porque los tangueros viejos y los más jóvenes se me acercan y me dicen: “te perdono el pelo largo y el rock and roll porque nos haces acordar a los viejos cantores” y los pibes me dicen: “gracias a vos empezamos a aprender otras letras”. <

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada