sábado, 26 de febrero de 2011

NUEVA DENUNCIA CONTRA LA EXPLOTACIÓN DE MUJERES


Una cámara oculta realizada por la Fundación La Alameda da cuenta de posibles delitos de trata de personas y explotación de mujeres. Dos pedidos de allanamiento fueron rechazados por la Justicia Federal local. Denuncian complicidad política y judicial.

Por Carlos Rodríguez


A partir de una nueva presentación judicial y de un “escrache” que se realizará hoy a las 12, La Alameda y organizaciones sociales de Mar del Plata reclamarán la “inmediata clausura” del boliche nocturno La Posada, ubicado en 11 de Septiembre 3024, de esa ciudad, porque allí se ofrecen “servicios sexuales” mediante la explotación de unas 15 mujeres que “son víctimas de una mafia que las trafica desde el Paraguay”. La ampliación de la denuncia fue hecha ante la Fiscalía General de Mar del Plata, luego de que fueran desestimados dos pedidos similares presentados en los últimos meses ante los jueces federales Rodolfo Pradas y Alejandro Castellanos. La Posada, que tiene habilitación como bar donde se sirven tragos, tiene antecedentes en materia de prostitución que se remontan al año 2002, cuando fueron procesados diez policías que cobraban “protección” a las chicas que eran explotadas sexualmente en ese lugar, a las que atemorizaban con la existencia de un presunto “loco de la ruta”, un supuesto psicópata autor de varios crímenes contra prostitutas.
Según lo denunciado por La Alameda, uno de los dueños de La Posada sería Juan Carlos Motillo, un empresario de la ciudad que forma parte de una empresa dedicada a la compra, venta, permuta y locación de inmuebles urbanos y rurales. La Fundación La Alameda presentó, entre otras pruebas, una cámara oculta realizada en La Posada con uno de los encargados, que ofrece al “cliente” (un colaborador de la entidad) tragos por valores de entre 20 y 70 pesos, que es el valor de una cerveza. Al mismo tiempo, el intermediario le confirma al “cliente” que puede obtener “favores sexuales” de cualquiera de las 15 chicas que “van y vienen” del lugar.
En el video, la joven de nacionalidad paraguaya entrevistada por el supuesto cliente precisó el monto que se cobra por los contactos sexuales: “120 pesos la media hora y 240 pesos la hora”. El “pase” (como se llama al contacto sexual en la jerga de los proxenetas) tiene que realizarse, en forma obligatoria, en el Hotel Paraíso, situado al lado de La Posada, en 11 de Septiembre 3030. Los dos lugares pertenecerían a los mismos dueños. La habitación en el hotel cuesta 60 pesos, de acuerdo con lo que pudo establecer la investigación realizada por La Alameda.
Los “servicios sexuales” del café son prestados en el horario de 21.30 a 5 de la mañana. Las 15 mujeres estarían alojadas, durante el día, en una casa propiedad de los dueños del comercio. Otro de los “servicios” que se brindan es el “delivery sexual”, ya que los clientes pueden llamar a un número telefónico, contratar a una de las chicas y esperar en su casa o en el hotel en que se hospeden, a que se la envíen en un taxi, como si se tratara de una pizza. En esos casos, los clientes tienen que pagar una tarifa de 350 pesos la hora. Los proxenetas se quedan con el 50 por ciento de lo recaudado y les cobran a las chicas por la comida y el alojamiento.
En su presentación ante la Fiscalía General de Mar del Plata para que se reclame la clausura inmediata de La Posada, los denunciantes señalaron que “existiría también un tráfico importante relativo a la tramitación de las ‘residencias precarias’” que tendrían las mujeres sometidas a explotación sexual, como paso previo a la obtención de un documento de identidad legal. En la entrevista lograda con cámara oculta, la chica que habla con el representante de La Alameda dice que paga una suma “del orden de los 2000 pesos para la obtención de la residencia precaria, lo que está en abierta violación de la Ley 25.871, que no admite esos trámites”. El trámite, en realidad, es gratuito.
Las mujeres explotadas “habrían sido en su totalidad reclutadas en la República del Paraguay”. Su procedencia sería de Asunción, Ciudad del Este y Encarnación. Los dueños de La Posada tendrían “contacto directo” con “madamas” paraguayas encargadas del reclutamiento de víctimas. La chica entrevistada en la cámara oculta afirma que tiene una hija en el Paraguay y que la supuesta esposa del dueño del local en Mar del Plata llamó a la casa de su mamá, a la que convenció para que la dejara venir a la Argentina “a trabajar”, sin especificar cuál sería el trabajo. La víctima espera poder regresar a su país “en cinco o seis meses más”. De la entrevista surge que en noviembre y diciembre pasados llegaron al país unas 22 chicas en la misma situación.
Una de las cuestiones relevantes de la denuncia es la que se refiere a “la relación existente entre la policía y el dueño del establecimiento. La policía, pese a tener conocimiento de que es un prostíbulo, no procede de conformidad con las disposiciones”, entre ellas la Ley 12.331, que prohíbe la existencia de “casas o locales donde se ejerza la prostitución o se incite a ella”. Lo único que hacen los policías es limitarse “a preguntar si se trafican estupefacientes o si hay menores” entre las chicas obligadas a prostituirse.
La Alameda, en su presentación, denunció “la complicidad del poder político y judicial” de Mar del Plata. En ese sentido señaló que el intendente Gustavo Pulti, en septiembre del año pasado, envió al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para habilitar “por excepción” a La Posada como “café-bar nocturno”, hasta que cambió de postura por las críticas que recibió. Para La Alameda, fue “un intento de legalizar en forma velada la prostitución”. Mañana, a las 11, varias entidades, entre ellas Madres de Plaza de Mayo, Hijos y la Multisectorial de la Mujer de Mar del Plata, se concentrarán en Plaza España y luego harán un “escrache” frente a La Posada. Habrá un acto similar, en Buenos Aires, frente a la Casa de Mar del Plata, en Avenida de Mayo 1248, a la misma hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada