jueves, 24 de febrero de 2011

PARA LA IGLESIA, LA TOLERANCIA SOCIAL A LA DROGA ES "ALTA Y PREOCUPANTE"


Exigió al Estado la aplicación de más políticas públicas y pidió que no se banalice el consumo.


Por Sergio Rubín


La Iglesia está alarmada no sólo por el aumento del consumo en el país de sustancias ilegales, que ya ubican a la Argentina en el primer lugar en Latinoamérica en el consumo per cápita de cocaína y marihuana. Sino también por la “falta de políticas públicas” y una “creciente “tolerancia social” ante el flagelo.
Así lo puntualizó el obispo de Gualeguaychú y titular de la Pastoral Nacional ante la Drogadepencia del Episcopado, monseñor Jorge Lozano. Fue al presentar una campaña pública destinada a crear una mayor conciencia entre los jóvenes sobre el problema de las adicciones, que decidió encarar la propia Iglesia con la participación del Consejo Publicitario Argentino.
“El problema de la drogadicción es cada vez más grave y esto no lo decimos sólo por los relevamientos que se publican, sino porque vemos cómo crece el número de adictos y sus familiares que vienen a nuestras iglesias, capillas y comunidades en busca de ayuda”, dijo Lozano.
Agregó que el panorama se complica ante “la falta de acciones de prevención” por parte del Estado en todos sus niveles y la carencia de “servicios de salud en los hospitales que, en el mejor de los casos, se ocupan de la desintoxicación, pero no de una orientación y un tratamiento posteriores”. Y por una banalización en la sociedad de la droga de inicio: la marihuana.
La campaña –que se hará en marzo y abril– fue presentada en la sede de la Conferencia Episcopal, en esta capital. Consistirá en stop en radio y televisión, anuncios en diarios y revistas y afiches en la vía pública. Tendrá como lema “Entrar a la droga es mucho más fácil que salir”.
En verdad, no es la primera iniciativa que en este tema encara la Iglesia, producto de su preocupación. Hace dos años logró que el Congreso aprobara un proyecto basado en un borrador que los propios obispos le acercaron a los legisladores para desarrollar acciones de prevención en los colegios. Además de sus múltiples declaraciones.
Uno de los expertos de la Pastoral ante la Drogadependencia, Horacio Reyser, precisó –citando estadísticas de las Naciones Unidas– que el consumo de drogas en el país aumentó diez veces en la última década.
Puntualizó, además, que el 15 % de los alumnos del nivel medio consume marihuana, cifra que alcanza –señaló– al 30 % en el gran Buenos Aires.
También alertó que “el policonsumo, es decir, cuando una misma persona consume diversas sustancias tóxicas, es cada vez más frecuente en el país”. Subrayó, en fin, que “el 10 % de los argentinos es consumidor de algún tipo de estupefacientes”.
Consultado por Clarín acerca de si la Argentina podría entrar en una espiral de violencia por el crecimiento del narcotráfico, como le ocurrió a México, Lozano dijo que “la droga ya está unida a la violencia en el país porque muchos de los delitos están ligados a la necesidad de robar para conseguirla”.
La Iglesia Argentina aspira a crear un área dedicada a trabajar sobre el flagelo de la drogadependencia en sus 65 diócesis de todo el país para luego crear una red preventivo–asistencial. De todas maneras, ya existen numerosas comunidades terapeúticas que ayudan a salir de la adicción con la apelación a la fe.
Paralelamente, capacita a agentes pastorales en base a un manual elaborado por el Vaticano.


EL EPISCOPADO SALE A LA VÍA PÚBLICA


Un joven queda atrapado dentro de un ascensor y empieza a angustiarse. Con el paso de los segundos, va cayendo en la desesperación. Entonces, se oye una voz que dice: “Si te desespera estar atrapado unos minutos, imagináte toda la vida”. Y agrega: “Decíle no a la droga”.
Ese es uno de los spots de la campaña cuyo lema es “Entrar a la droga es mucho más fácil que salir”, que acaba de anunciar la Iglesia y el Consejo Publicitario Argentino.
La campaña de concientización contra las adicciones abarcará radio, tv, diarios, revistas y vía pública y se extenderá durante marzo y abril. En la foto que ilustra este texto puede verse uno de los afieches de vía pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada