jueves, 18 de noviembre de 2010

UN APOYO A LOS DIARIOS MÁS CHICOS

Si el Congreso aprueba la ley, se abastecerá de papel a todas las empresas que lo requieran, en igualdad de condiciones.
El Grupo Clarín perjudica a los medios pequeños porque no les suministra papel y los obliga a importar. El proyecto del Ejecutivo intenta democratizar el acceso a la palabra escrita.

Luego del anuncio oficial para declarar de interés público la producción y comercialización de papel de diarios, medios gráficos provinciales, consultados por Miradas al Sur, expusieron las dificultades que tienen para adquirir esta materia prima por los altos precios y, en muchos casos, por la negativa de Papel Prensa para venderles el insumo.
Gustavo Bastos, director de La Mañana de Córdoba, afirmó que en la provincia “el sistema que establece Clarín es asfixiante. Es un mercado distorsionado por el control monopólico”. El matutino no posee cupo en Papel Prensa por lo que debe comprarle a Papelera del Tucumán o importar de Chile. “Pagamos por encima del 40 por ciento, por no pertenecer al Grupo Clarín, ni tener acuerdos funcionales como sí tienen otros medios del interior”, denunció Bastos.
Quienes compran a Papelera del Tucumán deben pagar por anticipado, y por supuesto no existe el financiamiento.
Un caso paradigmático, que ilustra la manera de actuar del monopolio, es el de El Diario de La Pampa. El periódico estuvo vinculado a un canal de cable local, pero en 2002 la frecuencia se vendió a la empresa Teledigital S.A. Más allá de la venta, se acordó que el diario continuaría distribuyéndose entre los abonados del cable. Al poco tiempo, se incumplió con este acuerdo y el canal pasó a manos del Grupo Clarín.
“Decidimos continuar con el diario a través de un sistema de suscripciones, con un precio de tapa simbólico. De cero circulación llegamos a 12 mil ejemplares. Empezamos a necesitar papel, pero nos daban menos de la mitad de lo que requeríamos. El resto lo tuvimos que importar. Nuestra economía se resintió porque el costo nos mataba. Si esto no es coartar la libertad, entonces qué es”, relató Walter Goñi, director de El Diario de La Pampa.
En declaraciones a radio Planeta, el titular de la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos (Fadiccra), Juan Turraca, valoró la iniciativa de la presidenta Cristina de Kirchner y aclaró que por los elevados precios de esta materia prima, se hace muy difícil para los diarios del interior poder crecer como empresas.
“Esta falta de competitividad en los precios busca el ahogo de las empresas periodísticas pequeñas. No podemos aumentar la cantidad de páginas porque no tenemos acceso a un papel barato o a un precio justo o equitativo y, en algunos casos, debemos disminuir la cantidad de hojas. Esto se traduce en una limitación a la libertad de prensa y de expresión de la sociedad. En vez de escuchar cinco o seis campanas tenemos lugar para dos o tres”, expuso el titular de Fadiccra.
Para Bastos, el sistema de distribución y comercialización, las pautas publicitarias y la venta del papel actúan como un sistema de tres pinzas. “A partir de un precio elevado de la tonelada de papel más una connivencia con los gobiernos provinciales y el manejo de la pauta oficial, se puede llegar a una ecuación que asfixie financieramente a esos diarios, de manera tal de ponerlos al borde de la quiebra.”
En Córdoba, de los tres medios que no forman parte del Grupo Clarín, sólo uno posee cupo, Comercio y Justicia, pero recibe el 20 por ciento del total de papel que necesita. “El costo desde Chile es de 820 dólares la tonelada más IVA. La Nación y Clarín pagan a Papel Prensa la tonelada de papel 480 dólares. Obtienen el insumo por debajo del costo de producción”, remarcó Bastos.
En el sur argentino, las distancias son muy largas y el clima es adverso. Lograr llegar a todos los rincones se hace muy complicado. Por eso existen muchos diarios digitales. “La lectura de diarios no es algo que esté instalado. La gente por lo general escucha radio o ve televisión. Esto tiene que ver con que hasta no hace mucho, los diarios llegaban casi con un día de retraso. La distribución es muy complicada si querés salir de Río Gallegos”, comentó Eugenio Millán, director de El Periódico Austral, de Río Gallegos, Santa Cruz.
Pese a lo que muchos creen, Millán sostiene que la gente prefiere siempre consumir noticias y programación local, porque tiene que ver con las cosas cotidianas que le suceden. Pero solventar un medio chico, lejos de la gran urbe no es sencillo. “La publicidad que recibimos viene de concesionarias y pequeños negocios porque no tenemos muchas fábricas en la provincia. En cuanto al papel, lo importamos dado que no tenemos cupo en Papel Prensa. El costo de los fletes es demasiado elevado y se hace muy difícil mantenerse en el mercado”, observó Millán.
El proyecto presidencial que se envió el viernes, a la Cámara de Diputados, despierta interés y optimismo en los medios que no pertenecen al holding. “Es auspicioso y genera expectativas desde el punto de vista de que Papel Prensa abastece a no más de 120 publicaciones en todo el país. Según un estudio que tenemos con Dypra (Diarios y Periódicos Regionales, organización que nuclea a Fadiccra) hay alrededor de 1.300 publicaciones en Argentina, “¿qué pasa con las que quedan? – graficó Turraca y agregó– hay que ver cómo nuestros representantes deciden votar a favor o en contra de este proyecto. Hay que ver las presiones que reciben desde los grupos concentrados”, estimó.
Desde tierras pampeanas, Goñi concluyó: “Que la Presidenta envíe al Congreso un proyecto para que se declare de interés general la producción de papel es la mejor medida que pudo tomar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada