lunes, 5 de marzo de 2012

CIERRE DE CURSOS EN ESCUELAS PORTEÑAS


El Ministerio de Educación de la Ciudad confirmó que se cerraron 220 cursos de primaria, técnica y media que tenían menos de quince alumnos y se fusionaron con otras secciones. Argumentan que sólo se aplica en escuelas de la zona norte.
Por Eduardo Videla
El Ministerio de Educación porteño inició un proceso de “reordenamiento del sistema” mediante la “integración” de grados o divisiones con pocos alumnos, lo que derivó en el cierre de 220 secciones en los niveles primario, medio y técnico, según confirmaron en esa cartera. La medida, que se lleva a cabo mediante la aplicación de un decreto de 1997, hasta ahora nunca instrumentado por la resistencia gremial, generó preocupación entre legisladores de la oposición, que alertan sobre el posible cierre de divisiones con pocos alumnos en escuelas con población en situación de vulnerabilidad social, en el sur de la ciudad. La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera) convocó para hoy a una marcha hasta la cartera educativa porteña para pedir que no se aplique esa norma. La viceministra de Educación, Ana Ravaglia, aseguró a este diario que los cierres de cursos sólo afectan a escuelas del centro y el norte de la ciudad.El alerta se generó en escuelas de distintos barrios, a partir de que los supervisores impartieron la instrucción de aplicar el decreto 1990, sancionado en 1997, por el cual se habilita a fusionar cursos que tengan menos de 20 estudiantes en el nivel medio o que no lleguen a 15, en el nivel primario. También establece que no se abrirán nuevos cursos cuando haya menos de 30 inscriptos en el nivel medio y 18 en el primario.“Hace años que la gestión educativa tiene la mirada puesta en el cierre de cursos”, alertó María Elena Naddeo, legisladora por el Frente Progresista y Popular. “La norma fue dictada por el gobierno de Fernando de la Rúa, pero nunca se aplicó por el rechazo de los docentes”, agregó Virginia González Gass, diputada por Proyecto Sur. El riesgo de la aplicación de esta medida, coincidieron, es “el cierre de grados en escuelas vespertinas del sur de la ciudad, como las escuelas de reingreso, adonde concurren los chicos que se reincorporan después de haber abandonado los estudios”. Laura García Tuñón (Buenos Aires para Todos) se sumó al rechazo de la medida.“Tenemos muchos cursos en la zona sur con menos de veinte alumnos”, alertó Naddeo. “Podrían quedar afectados los cursos vespertinos y nocturnos, a los que concurren chicos repitentes, que justamente requieren mayor atención por parte de los docentes y cuya problemática no puede ser abordada en grupos grandes”, agregó González Gass.Las dos legisladoras, junto a su par Francisco “Tito” Nenna, del Frente para la Victoria, presentaron un proyecto de declaración por el cual solicitan al Ministerio de Educación que suspenda la aplicación de la norma. También solicitan que se agilice la titularización de horas cátedra y cargos aprobados por la Legislatura a fines de 2011. Ambas demandas forman parte de las consignas tras las cuales se movilizarán hoy los docentes nucleados en UTE, a partir de las 18, frente al Ministerio de Educación porteño.Desde la cartera educativa, la viceministra Ana Ravaglia confirmó que la medida se implementa a través de la Dirección de Educación de Gestión Estatal. “No se pone la mirada en un achicamiento del sistema sino en un reordenamiento, ya que en muchas escuelas ha bajado la matrícula por la distribución de la población en la ciudad”, explicó la funcionaria. Y precisó que en función de ese criterio ya “se fusionaron este año 143 grados de nivel primario, 52 cursos de nivel medio y 25 de educación técnica”.“En ningún caso se tocaron cursos de los distritos 5, 19, 20 y 21 (los del sur de la ciudad), sino sobre todo en escuelas de la zona norte y centro, con secciones de cinco a ocho alumnos”, aseguró Ravaglia. El mínimo, sostuvo, es de 15 alumnos por sección.–Entonces, si usted tiene dos cursos de catorce alumnos, que podrían trabajar cómodamente, los unifica en uno de veintiocho, y los pone al borde del hacinamiento –comentó este diario.–Veintiocho es un muy buen número para trabajar.–Y el docente a cargo del curso fusionado pierde su puesto...–Si es titular, tiene derecho a estar en disponibilidad en la misma escuela por dos años. Y si es suplente, tiene que presentarse en la Junta de Clasificación para un nuevo cargo. La idea es que los docentes desafectados en escuelas de la zona norte puedan tomar grados en escuelas superpobladas de la zona sur, desdoblando secciones donde es posible o designando un segundo maestro para el curso.Docentes consultados por este diario revelaron que en escuelas del Distrito Escolar 2 (Balvanera) la supervisión pidió que no se abran cursos con menos de 30 inscriptos, en escuelas de nivel medio. Otros relataron que en una escuela del distrito 19 (Villa Soldati) hay secciones de 50 alumnos que aún no fueron desdobladas.“De acuerdo con la Unesco, el número ideal para trabajar en una escuela es de 23 alumnos”, dijo a este diario la diputada González Gass. Para la legisladora, la medida es “una muestra más de lo que hace Macri para vaciar el sistema educativo público”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada