sábado, 31 de marzo de 2012

EL PINTOR Y SUS MELODIAS


Entrevista a Guillermo Bonetto. El líder de Los Cafres habla de su ultimo disco, “El paso gigante”. La mentira, el circo, el arte y las urgencias de hoy.
Por Pedro Irigoyen
Evolucionar hasta el origen. Lo que a simple vista parece una contradicción es la base de la búsqueda musical de Los Cafres. El paso gigante, muestra el crecimiento de la banda liderada por Guillermo Bonetto hasta lograr un sonido más latino y sofisticado, jazzero, de son caribeño, que tuvo en su proceso creativo la mano de Jim Fox (ver recuadro) para nutrir sus raices de reggae. Y es así la búsqueda también desde el concepto artístico de sus letras, que entre asuntos varios también plantea las luces y miserias de un tiempo en que lo urgente no hace más que llevar al hombre a una “muerte lenta de flaca huella”. ¿Cuál sería el paso gigante a dar?El hilo conductor pasa por detenernos frente a las cosas a las que nadie les da bola. Para nosotros es igual, son cosas que damos por sentado. Como un paisaje que ya estás acostumbrado a ver, pero que nunca te bajás del micro para sentir su vibra. Pensando en nosotros, creo que hemos dado varios grandes pasos. Entender que nuestro aporte como artistas es muy valioso, por fuera de toda la paranoia que uno tiene, y las mías son muchas… Porque yo me cuestiono mucho lo que hago, e intento valorar y ser conciente de que formo parte de algo mucho más grande que lo que me pasa aquí y ahora, ser un grano en millones de años de evolución, desde que éramos apenas un poco de hidrógeno. La existencia es un tema con muchas aristas. Está bueno señalar estas cosas; nos viene bien a todos. Ver qué se nos pasa por alto y compartirlo para no convertirse en un alienado más de la ciudad.Otro de los ejes temáticos del disco es la mentira. “El circo”, dicen.Pienso en cosas como la televisión, el ejemplo típico y que a la vez es ridículo que siga sucediendo. Señalamos a Tinelli como el gran culpable o el gran demonio de nuestros tiempos, pero todos lo vemos. Podría decir que no tiene nada que ver con el problema, que es sólo un síntoma de nosotros como sociedad. Todas las culturas necesitaron desde siempre un circo romano que calme a las fieras con un poco de morbo, minas en bolas, urgencias mediocres como ver en la tele un culo hermoso y bonito. Es el circo que nos gusta tanto señalar, como también ver. Hipocresías de las que deberíamos hacernos cargo. Nos quejamos todos, ¿pero qué hacemos? ¿El hecho de que el reggae haya explotado como género habla de una generación que se empieza a plantear estas cuestiones?Es un buen ejemplo y un buen síntoma. Pero el balance es muy delicado. Yo creo que el 2012 es un año de transformaciones. No como la gente lo tiene concebido al estilo se acaba el mundo, sino el comienzo de una etapa de cambios que marca el fin de muchas cosas y el nacimiento de otras. Los jóvenes traen la verdad, y eso es cierto, pero también está la verdad que vivimos nosotros que atravesamos otras etapas. Así como hay brechas y se impone la urgencia de un cambio, también hay una inercia muy difícil de cambiar, que son los intereses económicos que nos llevaron a esto. Hasta que los tipos que acumulan dinero y poder no se den cuenta que estamos en el mismo mundo, que no les va a dar el tiempo para irse a vivir en una nave, o la que sea que fuese la fantasía que tienen para sentirse afuera de todo esto. La lenta muerte de flaca huella es esta vida miserable que vivimos, que en el apuro sólo nos lleva a una vida hueca y sin profundidad. Hoy nacen tus hijos y ni siquiera los podés disfrutar y ocuparte de lo que toda tu vida pensaste que les querías enseñar. Y cuando te querés acordar, entre tanta vuelta se te acabó la vida. ¿En qué momento personal te encuentra este disco?No encuentro mucha diferencia en los momentos, hay ciertos escalones que uno supera y que abren otras puertas. Me pasó hace mucho con un tema en español que me pareció bueno. Yo odiaba cantar reggae en español, me parecía horrible. Hasta que hice un click. Hoy decidimos tomar ciertas licencias poéticas, con perdón de los poetas, hacia cosas nuevas. Cosas que pueden sonar incongruentes o mal dichas, pero que pueden llegar a generar sensaciones nuevas. A eso es a lo que el arte apunta. Buscar lo que no está dicho, que se crea al leer tal cosa, o escuchar, o mirar. Uno puede ver un cuadro y sólo ver manchas, pero lo que te genera, la sensación final que te queda, ese es el resultado del arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada