sábado, 22 de mayo de 2010

SI HITLER VIVIERA, LEERÍA METAPEDIA


Cómo es la enciclopedia virtual filonazi.


Por B.L.

Desde su aparición, Internet se convirtió en la gran llave maestra del mundo. Wikipedia, la enciclopedia más visitada del mundo, se erige como uno de los canales de mayor debate. Sin embargo, al monstruo de la información libre le apareció otra cabeza. Eso sí, con un estilo definido: blanca, de pelo corto y con una mirada hacia la derecha. Una figura de raza. Aria, a juzgar por el busto que sirve de logo.

Con la misma estética que la Wiki, Metapedia emergió de las profundidades como una enciclopedia filonazi. O facha, o nazifascista. “Epítetos políticos, que se aplican de forma peyorativa a un extenso rango de personas y grupos que en el espectro político –los enemigos del nacionalismo– los sitúan a estos en la extrema derecha”, se defienden desde su portal.

Con más de tres mil archivos en red, y alrededor de cien mil visitas en su tiempo de vida, la enciclopedia de la ultraderecha es un portal con ediciones de historia, cultura, arte, ciencia, filosofía, religión y política que funciona en varios países. Su visión de la historia la convierte en un canal de propaganda de ultraderecha donde conviven las loas para los seguidores del nazismo, las revisiones de pasajes históricos clave, como el Holocausto, y las críticas para los defensores de los derechos humanos, los comunistas y los judíos.

De esta manera, Adolf Hitler es venerado y reivindicado como el hombre que reestructuró el mundo. Y más: “Según varios psiquiatras vinculados al sector vencedor de la guerra (...) Hitler fue un loco sangriento. ¿Un loco? ¡Pero, por Dios! Para dominar a un loco bastaba con dos guardianes forzudos. Para reducir a un loco no hace falta organizar la mayor coalición mundial que el mundo ha visto”.

En el mismo contexto, el Holocausto es definido como un supuesto. La cita del investigador Norman Finkelstein lo confirma: “Una gran parte de la literatura sobre la Solución Final de Hitler no tiene ningún valor para un erudito. Ciertamente, los estudios sobre el Holocausto están llenos de absurdos y de puros fraudes... Viendo las tonterías que se profieren a diario sobre el Holocausto, lo raro es que existan tan pocos escépticos”.

Y la lista sigue. El dictador español Francisco Franco sale fortalecido desde su biografía: “Este estadista frío, paciente, firme y flexible ha ejercido sobre un pueblo, que tiene fama de difícil de conducir, uno de los gobiernos personales más dilatados y pacíficos de la historia de España”. Algo similar ocurre con Benito Mussolini: “El máximo político y estadista italiano de la historia”.

Pero no sólo de figuras políticas se ocupa la enciclopedia. El actor Mel Gibson, un republicano del ala conservadora y cristiano fundamentalista, tiene su espacio: “En Apocalypto (película que dirigió) demuestra que los imperios precolombinos estaban ya sumidos en la barbarie y la decadencia antes de la llegada de los blancos europeos al Nuevo Continente”.

El portal también les dedica un espacio considerable a sus “enemigos” públicos argentinos. Ernesto Guevara es tildado como “un asesino al servicio del judeo-marxismo”; mientras que Hebe de Bonafini es definida como “un personaje controvertido que apoya y reivindica el terrorismo subversivo por parte de grupos marxistas que a fuerza de las armas se levantaron en contra de la Republica”.

Párrafo aparte para el líder del Partido Nuevo Triunfo, Alejandro Biondini, y para Nicolás Márquez –el autor del libro La otra parte de la verdad–, quienes son elogiados por su labor como defensores de lo que ellos llaman “tercerposicionismo”.

Con pocos meses de vida, Metapedia se instaló en la Web “con el propósito metapolítico de influir en las corrientes habituales de debate, cultura y visión histórica”. Por suerte, le faltan adeptos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada