sábado, 22 de mayo de 2010

UN NEPALÉS DE 76 AÑOS CORONA EL EVEREST









Después de dos años de luchar por su reconocimiento, Min Bahadur Sherchan destronó al japonés Yiuchiro Miura, que coronó esta montaña de la cordillera del Himalaya con 75 años, uno menos que él.




KATMANDU (EFE) -- El nepalí Min Bahadur Sherchan celebra estos días su inclusión en el Libro Guinness de los Récords por ser el alpinista más longevo que ha logrado coronar la cima del Everest, la montaña más alta del planeta, a sus 76 años.
"Creía que este récord debería también tenerlo un nepalí. Al fin y al cabo los `sherpas' nepalíes tienen el récord de ser los más jóvenes, los más rápidos y los que más veces han escalado el Everest", sostuvo Sherchan.
El montañista logró esta hazaña en mayo de 2008, cuando tenía 76 primaveras, pero no ha sido hasta dos años más tarde que fue incluido en el libro Guinness, ya que no siguió el procedimiento burocrático apropiado para aparecer en la lista.
"El año pasado enviamos un certificado del Gobierno pero por lo visto yo también tenía que demostrar los hechos con la correspondiente documentación", explicó.
Entre los documentos que ha enviado a la organización Guinness hay declaraciones de testigos, su certificado de edad e incluso noticias publicadas por los medios de comunicación.
En el libro Guinness de 2009 aparece como el montañista más longevo que ha culminado la cima del Everest (8.848 metros) el alpinista japonés Yiuchiro Miura, que coronó esta montaña de la cordillera del Himalaya con 75 años tan sólo un día después que Sherchan.


Esperanza perdida.


Desde hace ya medio siglo, Sherchan tenía el sueño de conseguir un récord en alpinismo. En 1960, la cima del Dhaulagiri, la séptima más alta del mundo, seguía siendo virgen.
Tras siete intentos fallidos de varios grupos de montañistas, una expedición suiza y austríaca finalmente logró, junto a dos `sherpas' nepalíes, coronar la cima.
Pero el deseo de Sherchan, ex soldado, era que esta expedición fracasara y que fuera él el primero en llegar a la cima en una ascensión que había planeado para el año siguiente.
"Entonces perdí toda esperanza de conseguir un récord de alpinismo", recordó.


Regreso de un sueño.


Más de cuarenta años después, tras regentar pequeños hoteles y trabajar como contratista y granjero, escuchó que el montañista japonés estaba preparando su subida al Everest para establecer un récord y su viejo anhelo reapareció.
Se empezó a preparar y en 2004, con 72 años, caminó durante veinte días más de mil kilómetros del este al oeste de Nepal, y un año más tarde hizo 300 kilómetros de norte a sur en nueve días.
Fue a hacerse un chequeo médico y los doctores le dijeron que tendría problemas de salud si subía por encima de los 3.000 metros.
"No podía creerlo. Pero esto me dio aún más determinación", resumió el alpinista, que contradijo a los médicos al ascender, con 74 años, el pico de Naykhanga (5.844 metros).


Exito no asegurado.


El siguiente reto era la financiación: el gobierno nepalí no accedió a ofrecerle dinero pero consiguió que ciudadanos surcoreanos le dieran una ayuda de 50.000 dólares para coronar el techo del mundo.
Las autoridades le advirtieron además de que no podía subir el Everest si antes no había coronado un pico de al menos 6.000 metros y las compañías de seguros se negaban a tener como cliente al septuagenario Sherchan.
Le llegó el permiso, aunque no podía ser él quien liderara la expedición, así que encontró a un experimentado `sherpa' que, aquejado de ictericia, finalmente no pudo acompañarle en su hazaña.
Halló a otro guía y, aunque necesitaba otro permiso para él, los oficiales nepalíes decidieron hacer la vista gorda y dejarles subir.
El 25 de mayo de 2008, con 76 años y 340 días, Sherchan llegó al techo del mundo y cumplió su sueño: "En aquel momento me sentí más alto que la montaña", concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada