viernes, 5 de julio de 2013

EL PAPA PIDE DESCENTRALIZAR EL GOBIERNO DE LA SANTA SEDE

Al imponer el palio –la estola de lana que simboliza el vinculo especial con el obispo de Roma– a 34 nuevos arzobispos metropolitanos, entre ellos su sucesor en Buenos Aires, monseñor Aurelio Poli, el Papa argentino hizo un importante llamado a desarrollar la colegialidad en el gobierno de la Iglesia “en armonía con el primado”. Otros dos arzobispos argentinos recibieron el palio. Fueron el de Mendoza, Carlos María Franzini, y el de Resistencia, Ramón Dus.
 
En total, a once latinoamericanos el papa les colocó la estola de lana: además de los argentinos, tres brasileños, tres mexicanos y dos bolivianos.
La cuestión de la colegialidad que ordenó el Concilio Vaticano II (1962-65) y no se cumplió hasta ahora, con la consecuencia de una mayor centralización por parte del poder central en el Vaticano, es una de las tres “reformas radicales” que se propuso Jorge Bergoglio cuando lo eligieron el 13 de marzo. Las otras dos son la reforma de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, y el reordenamiento de investigación a fondo de los escándalos financieros del IOR, el banco del Vaticano.
La misa celebró la jornada del Papa, en la celebración del martirio de San Pedro y San Pablo, patrones de la Iglesia de Roma.
Ayer Francisco habló claro en el ambiente tenso que se vive en los sacros palacios a raíz del nuevo escándalo financiero en el IOR que llevó al arresto de un alto prelado. Dijo que “el camino católico” es el “de la unidad en las diferencias”.
Bergoglio citó al Vaticano II y afirmó que “debemos desarrollar el sínodo de obispos”, la asamblea mundial de los episcopales, “en armonía con el primado”. Los vaticanistas interpretaron sus palabras como la anticipación de reformas en la estructura del Sínodo de Obispos y su funcionamiento para dar más espacio de poder a los episcopales. La colegialidad fue ayer acompañada por la apertura ecuménica, con la presencia fraternal del patriarcado ortodoxo de Constantinopla, a través de una delegación guiada por el metropolita Joannis Zizipulas.
En su homilía, durante la misa, el Papa lanzó una advertencia sobre “el peligro de pensar de manera mundana”. Advirtió que “la lógica del poder humano” es incompatible con la de dejarse guiar por Dios.
 
Fuente: Clarín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada