martes, 15 de junio de 2010

BIOGRAFÍAS ATORMENTADAS



En cierta ocasión en que el emperador chino Yung-Lo, quien gobernó china entre 1402 y 1424, tuvo que ausentarse por largo tiempo de la capital, dejó a su consejero, el general Kang Ping, al cuidado de su harén. Buen conocedor del carácter paranoico e irascible del emperador, este general tuvo la idea de prevenir la sospecha de que hubiera seducido a sus concubinas que indudablemente Yung-Lo, volcaría sobre él a su vuelta. Para ello, se castró e introdujo su pene en el equipaje de viaje del emperador antes de que este partiese. Al regresar a la capital, como había previsto el general, el emperador lo acuso de no haber respetado sus votos de mantenerse alejado de sus mujeres. Kang Ping, tranquilo, se dirigió al equipaje del emperador y recuperó su pene, demostrándole así que tal acusación era infundada. El emperador, conmovido por el gesto de su general, lo nombró inmediatamente jefe de sus eunucos e incluso, a su muerte, levanto en su honor un templo, nombrándolo protector eterno de todos los eunucos.



Gregorio Doval


Enciclopedia de las Curiosidades


El Libro de los Hechos Insolitos


Ediciones El Prado (1999)


pag. 19 y 20

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada