domingo, 13 de junio de 2010

OTRO MUNDO ES POSIBLE


En Fé y Alegría creemos que nuestras acciones pedagógicas, pastorales y de promoción social nos llevan a cumplir nuestra misión de humanizar (hacer más digna la vida de las personas). Gracias a todos a los que se suman a esta utopía de "otro mundo es posible".

Por José María Mattaldo, SJ

Fe y Alegría es un Movimiento Internacional de Educación Popular Integral y Promoción Social fundado por el jesuita José María Vélaz- dirigido a la población excluida para construir un proyecto de transformación social, basado en los valores cristianos de justicia, participación y solidaridad.

Optamos por una propuesta de educación integral y humanista que busca desarrollar la persona en todas sus dimensiones: psicoafectiva, intelectual, corporal, estética, pro-
ductiva, cultural, ética, espiritual, sociopolítica e histórica.

En marzo de 1955 se abrieron las puertas de la primera escuela de Fe y Alegría en una barriada marginal del oeste de Caracas, gracias a la generosidad de un humilde albañil que cedió su propia vivienda para acoger a los niños de la zona.
Hoy ya son 19 los países -18 latinoamericanos y caribeños y uno africano- donde operan organizaciones de Fe y Alegría.

Nuestro país ha experimentado desde la última década del siglo XX hasta ahora, un agudo proceso de aumento de la pobreza y desarrollo inequitativo, donde el sistema educativo, en el mejor de los casos, ha venido a ser tan sólo una red que amortigua la caída de los sectores más vulnerables. El resultado es una educación pobre para los pobres. La educación ha dejado de ser un bien accesible a todos y un trampolín de movilidad y entrecruzamiento social.

En Argentina Fe y Alegría desarrolla su misión prioritariamente en las provincias que tienen más altos índices de pobreza, analfabetismo y deserción escolar: Chaco, Corrientes, Salta, Jujuy y Gran Buenos Aires.

Frente a diversas concepciones, nosotros definimos la Educación Popular por su intencionalidad transformadora que intenta promover una sociedad más democrática y más justa. La Educación Popular es aquella que acompaña a los educandos a construir su identidad en el proceso de irse convirtiendo en sujetos de un proyecto histórico alternativo que garantice la participación y vida digna a todos.

Es una concepción "Educativa Humanizadora" cuyo centro es la persona y donde se trata de trabajar "con y para el pueblo", surge así de la vida del mismo pueblo, de sus saberes, valores y experiencias, de su capacidad de lucha, celebración y resistencia. Se orienta, en definitiva, a formar personas solidarias y ciudadanos responsables, capaces de imaginar un modelo de sociedad distinto, y de comprometerse en su construcción.

La raíz fundamental de la propuesta política y pedagógica está en la ética. Si reconocemos y aceptamos que todos los hombres y mujeres somos únicos e irrepetibles, esencialmente iguales, portadores de valores, con una misión a realizar en la vida, debemos oponernos a todas las formas de dominación y discriminación, y rechazar una sociedad que excluye y niega la vida a las mayorías. Por eso, optamos por esas mayorías, y con ellas, como protagonistas y sujetos históricos, nos comprometemos a transformar la sociedad, pues somos conscientes de que sólo en la medida en que nos esforcemos por encarnar los valores que proclamamos en nuestras vidas y prácticas, estaremos contribuyendo a gestar la nueva sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada