domingo, 7 de abril de 2013

PELEA DE BAR

Avivada latinoamericana y demanda de la Fox. Varios emprendedores llevaron a la realidad la cerveza preferida de Homero. Los últimos, en Colombia. El canal intenta prohibir la venta de la bebida.
 
–Dame una cerveza, Moe.

–Con gusto, Homero.

El diálogo es recurrente. De un lado, el cantinero poco atractivo que vive de sus amigos borrachines. Y del otro, el padre de familia que se toma un descanso para alejarse de las complicaciones diarias. La marca no se discute: Duff.

La escena sucede. Sin embargo, desde hace varios años dejó de ser potestad de la televisión, más precisamente de Los Simpson, y pasó a ser parte de la realidad.

Desde que Australia comenzó, a principios de los ’90, a vender la cerveza líder de la serie animada, otros países tomaron el ejemplo y se sumaron a la movida. Sin embargo, Fox –el canal que emite los capítulos de la familia más conocida de la tevé– no se quedó quieto y comenzó una serie de demandas que surtieron efecto en algunos países como la Argentina, pero no en otros como Colombia. “La idea sí salió de esa serie americana, pero la diferencia es que el nuestro es un producto real. Yo no falsifico, como han dicho por ahí algunos. Que la Fox me traiga una cerveza, me la ponga al lado y me diga: ‘Mire, está falsificando mi producto’”, le dijo a BBC Mundo Alfredo Ballesteros, creador de Duh, la marca registrada en Colombia que consigue, mediante la tipografía de su etiqueta, una imagen casi calcada a la de Duff.

Desde Fox no se quedaron callados y salieron a contestar: “Nosotros presentamos la denuncia –penal– en febrero de 2011. Y todas las pruebas en el expediente son a favor de Fox. Pero el caso cambió cuatro veces de fiscal y ahora tenemos conocimiento de que a la investigadora también la retiraron del tema y por eso es que no salió el allanamiento”.
En la Argentina comenzó a venderse en 2008 por iniciativa de un grupo de jóvenes que crearon una sociedad llamada Bebidas Animadas. Pero, por una denuncia similar, dejó de fabricarse, pese a la gran demanda del producto.

La polémica está desatada. Sólo resta saber si para ver una Duff habrá que esperar al próximo capítulo de Los Simpson o adentrarse en las mieles de algún bar colombiano.
 
Fuente: Revista Veintitres

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada